Una tía al volante

Una tía al volante

La tía de Rocamadour, en un ataque de impaciencia mientras conducía, comenzó a gritar: "¡Este mundo sería mejor si Abraham hubiera obedecido a Dios y sacrificado a su hijo en lugar de a esa pobre oveja que no tenía nada que ver en el asunto!"

Como ella tenía el volante, no quisimos presionarla más y nos quedamos en silencio mientras desahogaba todas sus penas tocando la bocina. Luego, empezó a insultar a un motociclista que avanzaba por la acera y a un camionero que le ganaba el carril. Cuando la fila avanzaba a un ritmo constante, se calmó un poco. —Ya estoy podrida, esta mierda con llantas es mi prisión— dijo sollozando.

Mientras tanto, en el asiento de atrás, seguíamos imaginando un mundo sin tantas ovejas.

23 Me gusta
202 vistas
« Anterior
Siguiente »