Mi primo rojo

Mi primo rojo

Tengo un primo que tiene la melena y la barba coloradas, también es medio calentón; por eso, desde que éramos niños, le pusimos "Rojo" de apodo. Es el único en toda la familia con esas características físicas, y también el único que no se da cuenta que su papá no es su verdadero padre.

Quizás lo sepa, pero me imagino que está tan acostumbrado a nosotros que no le interesa demasiado. Igual en las reuniones familiares hay poco tiempo para conversar; nuestras madres hablan hasta por las orejas y tienen un timbre de voz tan imponente que lo mejor es cambiar de habitación hasta escuchar el grito “¡A comer!” o “¡Ya nos vamos!”.

El Rojo es medio torpe para los juegos, en el fútbol siempre va primero a la pierna y luego a la pelota; se aprovecha de las discusiones ajenas para meterse, y más de una vez se ha peleado sin siquiera entender lo que estaba pasando. Una vez me ha metido un puñete en la panza que me dolió muchísimo, y como yo soy bravo con las palabras casi le suelto en cara que su viejo es otro, seguro otro Rojo bruto. Mi vieja me tapó la boca, así que al final no pude decir nada, pero mi primo se dio cuenta y comenzó a llorar.

Ahora ya somos mayores y no peleamos ni discutimos. Nos vemos una vez cada dos o tres años para tomar una cerveza y ponernos al día. Siempre he querido preguntarle si siente curiosidad por saber quién es su verdadero padre, pero no me atrevo. La última vez que nos emborrachamos me dijo “¡Ché!, mira bien a la luz, ¡tus bigotes también son medio rojos!” y me abrazó.

Sobra decir que desde ese abrazo, no puedo dormir bien.

26 Me gusta
60 vistas
« Anterior
Siguiente »