La nube del carpintero

La nube del carpintero

Cuando el carpintero se enteró que su hijo estaba camino al templo, fue corriendo a detenerlo. Llegó algunos minutos tarde y no pudo evitar el peso de la historia. Después de escuchar el discurso del pequeño ante los sacerdotes, lo abrazó y lloró desconsolado mientras su hijo le decía “no te preocupes papá”.

Dicen que esa misma noche el carpintero comenzó a construir, en secreto, la cruz. —Parece que vas a barnizar ese tronco con lágrimas— dijo María, sin entender muy bien lo que pasaba.

19 Me gusta
58 vistas
« Anterior
Siguiente »