La muerte de Sócrates

La muerte de Sócrates

Socrates, capaz el pensador más grande que vio este humilde planeta, dijo antes de morir: “¡Oh, Critón, debemos un gallo a Asclepio, no te descuides!”. La expresión parece fútil, pero en la lengua de Socrates cualquier sonido tenía por lo menos cinco interpretaciones distintas.

Criton era su mejor amigo y Asclepio era el dios de la curación. Esas palabras fueron dichas cuando un tribunal le obligaba a tomar veneno, era una especie de suicidio obligado. Hasta ahora nadie entiende el significado del gallo y ahí se desparraman mil tesis filosóficas con muchas preguntas y ninguna respuesta.

Nietzsche, capaz el pensador más grande que vio este humilde planeta, dijo antes de morir: “Madre, soy tonto”. Esa vez la realidad no dejó lugar a interpretaciones.

22 Me gusta
65 vistas
« Anterior
Siguiente »