La cruz invertida

La cruz invertida

En la escuela de arte, un maestro chiflado dijo que la cruz cristiana es uno de los símbolos más hermosos que existen. Verticalmente, marca la línea del tiempo, y horizontalmente hace un quiebre. —Es una representación literal del antes y del después, justo al medio está el hijo del hombre, muerto— dijo con solemnidad y casi le aplaudimos.

Al salir de la clase junto a Claudia, una compañera, le dimos vueltas a la idea. —Te diste cuenta que la gente cuando se persigna en la iglesia, ¿hace la cruz al revés? Es decir, la distancia entre la frente y el pecho está invertida con respecto a la de los hombros. Para hacer una cruz de verdad tendrías que bajar el brazo hasta el ombligo o los genitales, y eso sería una ofensa. Entonces, cuando hacemos la cruz al revés estamos invocando al anticristo, y es por eso que Jesus no va a volver nunca—.

Pese a que su razonamiento tenía lógica, no me dieron muchas ganas de seguir la conversación. Me puse a hablar que pasamos nuestra vida entera comiendo pan y casi ninguno de nosotros ha visto un campo de trigo.

Años después me enteré que Claudia y el maestro chiflado formaron una relación. Al parecer ella se embarazó y él la abandonó. —Lo mismo que hizo Dios con el hijo del hombre— dije para mis adentros.

20 Me gusta
54 vistas
« Anterior
Siguiente »