Julieta se ha enamorado

Julieta se ha enamorado

—Hace un mes, más o menos, me pasó algo extraño, hija. Me enamoré. Por suerte no duró mucho, tres o cuatro días nomás, aunque sigo sufriendo las consecuencias— dijo la abuela con un tono de lamento.

Los ojos de su nieta se humedecieron mientras trataba de disimular su emoción con una sonrisa. —¡Pero qué dices abuela! ¡Qué cosa más linda! Sobre todo a tu edad, me das esperanza de que el amor sí existe—

—Julieta, por favor, ya tienes suficientes años para dejar de ser ingenua. Yo te digo que fue una maldición; estaba tomando té con mis amigas y vino ese galán con su lengua de miel. Claro, la tonta de tu abuela cae de cabeza y en picada. ¡Hija, no podía dormir pensando en él! Mi rutina se fue a la mierda, me convertí en la burla de mis amigas, me olvidaba de mis remedios, de mis tratamientos, de mis planes de viaje, de todo. Al final, lo único que tenía en mi cabeza era ese tipo—

Julieta no sabia que decir, tenía un sinfín de emociones mezcladas. —¿Y, cómo se hace para desenamorarse, abuela?— preguntó, para cortar el silencio. —No sé, yo lo que hice fue acordarme del animal de tu abuelo, que en paz descanse. Son todos tan cariñosos al principio y, una que agarran confianza te comienzan a tratar como si fueras un mueble más en la casa. Por suerte, esta vez me di cuenta a tiempo— explicaba mientras se servía un vasito de amaro con hielo.

Julieta sufrió mucho para dormir esa noche. Al día siguiente, cuando despertó y se paró frente al espejo pudo ver el reflejo de su abuela.

Después de muchísimo tiempo, se sintió verdaderamente feliz.

21 Me gusta
45 vistas
« Anterior
Siguiente »