El paseo de la nieve

El paseo de la nieve

Estaba dando un paseo por el bosque, quería tomar algo de aire y almorzar un emparedado escuchando a los pajarillos. Mientras probaba el bocado me decía a mi mismo —Que chistosa es la palabra ‘emparedado’, debe ser una de las más tontas y cursis que existen, ¿por qué no puedo decir sándwich?”—

Mientras masticaba y pensaba en esa, y otras macanas, apareció Olivia; una amiga que está medio chiflada. Siempre pasea con su perrito y después del saludo te pide un cigarrillo. Ya le dije como mil veces que no fumo, pero no le interesa, siempre me pide uno. — Hola Olivia, no tengo puchos — es mi forma de saludarle. Responde con una sonrisa y comienza a contar algo, nunca le interesan mis comentarios, ella cuenta todo al aire.

— Mis amigas dicen que mi marido es flaco porque yo no sé cocinar. ¿Ubicas este nivel de machismo? Claro, para ellas la felicidad es tragar bien, y ni siquiera bien, sino en cantidad. Cuento los minutos por irme de este lugar, no sé, a cualquier parte, a un país de flacos; la India, Kenia, donde sea, a un lugar donde nadie me joda con la comida — decía con un tono de rabia mezclada con tristeza.

Al final compartimos el sándwich, incluso alcanzó un poco para el perro. Después de sus discursos no queda nunca apetito.

16 Me gusta
52 vistas
« Anterior
Siguiente »