El llanto de la basura

El llanto de la basura

Un chico llora sin control en la estación de autobuses de La Recoleta, al parecer, sin razón alguna. Al mismo tiempo una niña derrama lágrimas en el camino de vuelta a su casa con el boletín de malas notas escolares.

Una señora está planeando llorar antes de dormir, dice que así se desahoga y puede descansar mejor. En la puerta del Cementerio General hay tres abuelas que se ganan la vida llorando, por algunas monedas, a los muertos que no tienen tantos dolientes.

Dicen que Noé, cuando comenzaba el diluvio universal, tuvo un gran sentimiento de sorpresa pues las gotas de lluvia estaban saladas. “¿Estás triste por la barbaridad que creaste?” gritó a los cielos.

Dios, como siempre, no respondió.

19 Me gusta
37 vistas
« Anterior
Siguiente »