El día de la pera

El día de la pera

Creo que ya me estoy hartando de celebrar días cada año. Es lo mismo una y otra vez; si no es el día del amor, es el día de la madre, del padre, de la tía Clotilde o el día de las personas que se llaman Nicanor.

Si no es un día, es un mes; como el de la patria, el mes carnavalero o el mes navideño. Si no es un mes, es un año; como el año de las olimpiadas o del mundial. Siempre esa manía de repetir eventos, de armar tradiciones y marcar hitos temporales. Vivimos encerrados en reiteraciones donde lo primordial es comer lo mismo, actuar de la misma forma y vestirse con los mismos colores.

Imagino que el objetivo es honrar al pasado o marcar identidad cultural, pero la vida es muy corta y prefiero explorar la novedad. Aunque, también admito que es lindo tener motivos precisos para celebrar, las fiestas tienen un sabor y color peculiar.

Es por eso que sueño con festejar “el año de la pera del olmo”, sería algo así como un año donde nunca nada existe, un evento siempre nuevo y eterno.

14 Me gusta
43 vistas
« Anterior
Siguiente »