El amor de las naranjas

El amor de las naranjas

Encontré que la palabra “matrimonio” viene de madre y “patrimonio” de padre. Es decir, en esa institución del mundo antiguo, el rol de las mujeres era ser madres y de los hombres generar riqueza. El matrimonio era un enlace horizontal y emocional para el presente, mientras que el patrimonio representaba un enlace vertical y económico hacia el futuro.

Claramente esos términos son obsoletos pues en la actualidad hay de todo en las relaciones entre personas; sin embargo seguimos usando y batallando con las mismas palabras que hace cientos de años significaban otra cosa.

Como posible solución se me viene a la cabeza el caso del “PACS” francés, que fue un invento de finales de los noventa para calmar los pedidos de uniones igualitarias. Es un pacto civil entre dos personas, tiene casi todos los beneficios del matrimonio excepto la adopción. Con el tiempo, se hizo muy popular entre las parejas heterosexuales, seguro para evitar la burocracia o porque la separación es muy rápida y sencilla. Lo interesante es que se ha creado el verbo “pacser” y son normales frases como “me voy a pacsear” o “se han pacseado la anterior semana”. Entonces, es un concepto moderno para una necesidad moderna que ha generado una palabra moderna.

Claro, no muchos años después el gobierno francés aprobó una ley llamada “matrimonio para todos”, en la que todos los derechos del matrimonio son iguales sin importar el sexo. Fue un gran avance social, pero lingüísticamente un desastre.

La cosa es que, mientras acababa mi jugo de naranja en el bar y trataba de ordenar mis ideas, se sienta una pareja justo al lado mio. Se notaba que recién se estaban conociendo y hablaban tan fuerte que era imposible no ser cómplice de su charla. En el afán de las introducciones, una dijo “yo soy separada” y la otra respondió, con una palmada en el hombro y una mueca de alegría: “a mi me parece que estás completa”.

Sonreímos todos.

Acabé mi jugo y me fui. Me di cuenta de que al amor no le importan las terminologías.

16 Me gusta
38 vistas
« Anterior
Siguiente »