Los mejores libros del mundo

Esta es la lista de los que considero los mejores libros del mundo.
Tiempo de lectura estimado : 5 Minutos, 20 Segundos

Libro número 5. Farenheit 451, Ray Bradbury

Imaginen un mundo donde los bomberos van de casa en casa a quemar libros. Los queman a 451 grados Farenheit. Esa es la temperatura a la que los libros agarran fuego.

Ray Bradbury resumió con esta obra dos novelas antiguas: "1984" y "Un mundo feliz". Se trata de un futuro dictatorial, un futuro distópico, una sociedad totalmente controlada, une sociedad muy obediente y probablemente muy feliz.

Detalle de la tapa del libro Farenheit 451
Detalle de la tapa del libro Farenheit 451

Es una historia de un bombero que decide dejar de quemar libros para comenzar a leerlos. Un bombero que se enamora, como todos los bomberos.

Libro número 4. Felipe Delgado, Jaime Saenz

Leer este libro es una forma de leer a la ciudad de La Paz. Una ciudad caótica, hostil, con poco oxígeno, fría, caliente, lluviosa y extremadamente fascinante. Esta obra tiene la gran virtud de haber elevado un simple saco de aparapita a una de las más altas expresiones poéticas andinas.

Fotografía de Jaime Saenz con su traje de aparapita
Fotografía de Jaime Saenz con su traje de aparapita

Cada capítulo es como un retazo de tela que cubre el cuerpo del personaje principal hasta hacerlo desaparecer. No es difícil hacer propias las desventuras de Felipe. Tampoco lo es sentir hasta la textura y el olor de ese saco.

Después de leerlo, sentí que es más una autobiografía que una novela. Igual, hasta ahora no decido si Saenz es un genio o un pajpaku, ambos adjetivos sumamente admirables.

Libro número 3. Génesis, Moisés

Definitivamente es la mejor compilación de relatos fantásticos jamás escrita. Es la base de varias religiones, la inspiración de grandes obras artísticas y leña en intensos debates cotidianos.

Desde que tengo uso de razón puedo imaginarme vívidamente en el jardín de Edén, subiendo la torre de Babel, flotando en el arca o viendo como Sodoma y Gomorra arden en llamas.

Detalle de La creación de Adán, un fresco en la bóveda de la Capilla Sixtina,
Detalle de La creación de Adán, un fresco en la bóveda de la Capilla Sixtina,

Sin embargo, siento que sus personajes son mudos. No me imagino conversando con Eva, Adán, Noé, Matusalén, Abraham, Caín o el pobre Abel. Sus acciones me parecen medidas con regla y las situaciones son extremadamente precisas. El poder de síntesis en su mayor esplendor.

Creo que Ricardo Soulé de Vox Dei hizo un gran homenaje al primer libro del libro de los libros con este poema que se hizo canción:

"Cuando todo era nada, era nada el principio, él era el principio y de la noche hizo luz y fue el cielo y esto que está aquí.
Hubo tierra, agua, sangre, flores, todo eso y también tiempo.
Claramente digo que este fue el mundo del hombre y así fue.
Así fue."

Nunca sabremos, a ciencia cierta, si así fue. Pero seguramente alguien lo imaginó así, capaz ese alguien nos está imaginando a todos nosotros ahora.

Libro número 2. ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?, Philip K. Dick

Esta es la obra máxima de la ciencia ficción. Narra un futuro donde respiramos polvo radioactivo a causa de una guerra. Donde la única salvación es colonizar el espacio. Donde ya no existen aves, los seres están al borde de la extinción y cuidar de un animal es símbolo de estatus social.

Rick Deckard, el personaje principal, es un cazarrecompensas que tenía una oveja que murió de tétanos y la reemplaza por una eléctrica. A lo largo de la obra sufre por el hecho de tener que matar a cinco androides en un día. Sufre porque llegado el momento son más humanos que él, sufre porque se enamora de una.

Detalle de la portada del libro ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?
Detalle de la portada del libro ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?

El autor concibe una religión llamada mercerismo que es una combinación de la pasión cristiana con el mito de Sísifo. En el mercerismo, rezar significa conectarse a una máquina para compartir las alegrías y pesares de todos los que están conectados en ese momento.

Concibe también un teclado que permite inducir sentimientos previamente numerados. El 888, por ejemplo, es el código para tener "Deseos de ver la televisión, no importa lo que haya".

Este libro es magnífico ya que describe a detalle un futuro cada vez más cercano. Un planeta con poca vida y mucho fanatismo, una sociedad que tiene la necesidad de conquistar el espacio para sobrevivir. Un futuro con muchos transistores, cables, pantallas y sobretodo mucha desesperación.

Libro número 1. Libro de sueños, Jorge Luis Borges

En sueños realizo encuentros con personas fallecidas o con quienes perdí contacto, incluso con personas que nunca conocí. En sueños visito lugares inimaginables, situaciones descabelladas y muchas veces me siento perseguido. En sueños no puedo leer y eso me provoca terribles pesadillas. En sueños casi siempre estoy atrasado, casi siempre hay un apuro. Como si supiera que tengo que aprovechar la experiencia al máximo antes de despertar.

Detalle de la obra Otro Mundo II, un grabado en madera de MC Escher
Detalle de la obra Otro Mundo II, un grabado en madera de MC Escher

La primera vez que leí este libro vi reflejadas muchas de esas experiencias. Me quedé imaginando el primer sueño de la humanidad. Seguramente fue un simple pensamiento que no encajaba en la realidad y torturó al soñante durante el resto de su vida. Una forma de ver lo que no es. Como un acto de magia sin truco.

Esta obra pasa casi desapercibida en la bibliografía del autor. Sin embargo, me parece que es una de las más personales de Borges. Casi lo siento como si fueran sus apuntes de inspiración. Seguramente, para una persona que ha perdido la vista, soñar ha sido la mejor forma de volver a mirar.

De todos los textos, hay uno que guardo especialmente:

Si un hombre atravesara el Paraíso en un sueño
y le dieran una flor como prueba de que había estado ahí,
y si al despertar encontrara esa flor en su mano...
¿entonces, qué?
[S. T. Coleridge]

Cada mañana, después de un sueño intenso, de una pesadilla, de una de esas experiencias oníricas que anulan cualquier pensamiento por el resto del día, me pregunto... [¿entonces, qué?].